Radar 24

Cámara Baja aprueba un nuevo juicio político a Trump tras asalto al Capitolio

La Cámara de Representantes de Estados Unidos aprobó este miércoles la apertura de un nuevo juicio político contra el presidente saliente, Donald Trump, en esta ocasión bajo la acusación de “incitación a la insurrección” tras el asalto de la semana pasada al Capitolio por parte de una turba de sus seguidores, que dejó cinco muertos.

Después de horas de intenso debate, una mayoría bipartidista de legisladores acusó al mandatario republicano, quien en un encendido discurso la semana pasada instó a sus partidarios a marchar hacia el Capitolio cuando el Congreso certificaba la victoria electoral del demócrata Joe Biden.

Poco antes de que comenzara la votación, el segundo demócrata de la Cámara de Representantes, Steny Hoyer, instó a los legisladores a “rechazar la sedición, la tiranía y la insurrección”, y votar para acusar a Trump “por Estados Unidos, por nuestra constitución, por la democracia, por la historia”.

Miles de efectivos de la Guardia Nacional están desplegados y pudo verse a algunos vestidos de camuflaje y con armas durmiendo dentro del Capitolio antes de la sesión.

Si la Cámara lo aprueba, Trump se convertiría en el primer presidente sometido dos veces a un ‘impeachment’.

Una acusación contra Trump no le sacaría de inmediato del cargo, sino que pondría en marcha un juicio en un Senado aún bajo control republicano. No estaba claro si dicha instancia se celebraría a tiempo para sacar a Trump de la Casa Blanca.

La Cámara se reunió justo antes de las 9:00 hora local (1400 GMT), en la misma sala en la que los legisladores tuvieron que esconderse bajo los escaños el pasado miércoles, cuando los manifestantes se enfrentaron a la policía en los pasillos del Capitolio.

Los republicanos opuestos al juicio político argumentaron que los demócratas están yendo demasiado lejos, ya que Trump está a punto de dejar el cargo, y pidieron la creación de una comisión que estudie los eventos que rodearon al asalto.

Los demócratas avanzaron en el proceso después de que el vicepresidente Mike Pence rechazó un esfuerzo para persuadirlo de que invocara la 25a Enmienda de la Constitución de Estados Unidos para destituir a Trump.

Mientras, había indicios de que el control de Trump sobre el Partido Republicano estaba comenzando a disminuir.

FUENTE: El País

Comenta este Artículo