Radar 24

Corea del Norte destruye la oficina de enlace intercoreana en la zona fronteriza

Rápido aumento de la tensión en la península coreana. Este martes, Corea del Norte destruyó por sorpresa la oficina de enlace con Corea del Sur situada en la localidad norcoreana de Kaesong, muy próxima a la frontera entre ambos países. Su acción se produce tras varios días de advertencias subidas de tono a Seúl por permitir el envío de panfletos de propaganda sobre su territorio, y amenaza con dinamitar el precario equilibrio que reina en la zona desde el acercamiento registrado hace dos años.

Según el Ministerio de Unificación surcoreano, la explosión se produjo a las 14.49 horas (hora local). De acuerdo con su información, en ese momento se escuchó el ruido de una potente detonación a la que siguió una columna de humo. Pocas después el régimen de Pyongyang confirmó la destrucción como parte de su decisión de “interrumpir todas las líneas de comunicación” entre ambos países, señaló la agencia oficial norcoreana KCNA.

La oficina de enlace se estableció en septiembre de 2018 para facilitar el intercambio y la cooperación entre las dos Coreas, que técnicamente permanecen en guerra desde mediados del siglo pasado. Su apertura fue posible gracias al ambiente de reconciliación creado por los encuentros protagonizados ese año por sus líderes. Las dos Coreas habían suspendido su operación desde principios de enero por las preocupaciones generadas por la pandemia del coronavirus.

Según la agencia norcoreana, la decisión del régimen liderado por Kim Jong Un de destruir la oficina cumple con la posición de “personas enfurecidas” y la intención de hacer “pagar un precio alto por sus crímenes”, en aparente alusión al Sur.

Tropas surcoreanas cerca de la zona fronteriza desmilitarizada de Paju
Tropas surcoreanas cerca de la zona fronteriza desmilitarizada de Paju (KIM HEE-CHUL / EFE)

Su derribo se produjo el mismo día en el que el Estado Mayor del Ejército Popular de Corea del Norte dijo en un comunicado que le han encargado el desarrollo de un “plan de acción” para “convertir la línea del frente en una fortaleza y aumentar aún más la vigilancia militar sobre el Sur”. Ese plan llevaría acarreado el regreso de soldados norteños a zonas que habían sido desmilitarizadas previamente en virtud de los acuerdos alcanzados con Seúl. “Nuestro ejército implementará rápida y completamente cualquier decisión y orden del Partido (de los Trabajadores) y el Gobierno”, añadieron.

Además, Corea del Norte amenazó con hacer sus propios envíos de propaganda contra el Sur como parte de una “lucha de dispersión de folletos a gran escala contra el enemigo”.

Precisamente, el envío en dirección contraria de miles de pasquines críticos con el líder norcoreano, Kim Jong Un, y su represivo régimen, se han convertido en la principal fuente de tensión entre las dos Coreas en las últimas semanas. Los lanzamientos, que son ejecutados a través de globos de helio lanzados por desertores norcoreanos asentados en el sur, son vistos por el Norte como una acción hostil contra sus autoridades y su territorio.

 

Fuente: La Vanguardia

Comenta este Artículo

SÍGUENOS HOY

Forma parte de nuestra comunidad en constante crecimiento y mantente informado en todo momento y lugar.