Radar 24

Descubren un hueso nunca visto en el corazón de chimpancés

Científicos de la Universidad de Nottingham en Inglaterra (Reino Unido), han hecho un hallazgo particularmente “raro” al encontrar un pequeño hueso en el corazón de chimpancés, que nunca antes había sido visto en primates, según un estudio publicado esta semana en la revista Scientific Reports.

La presencia de ese hueso en el tejido cardíaco, denominado os cordis, se ha descrito en algunos rumiantes, camélidos y nutrias, pero nunca en grandes simios, señalan los científicos. El descubrimiento fue hecho mientras realizaban un estudio detallado de los corazones de los chimpancés para detectar signos de enfermedades cardiovasculares que suelen ser comunes en esta especie de primates en cautiverio.

Los especialistas estiman que esa estructura ósea sirve de soporte a las válvulas cardíacas esenciales o para desempeñar un papel en el sistema eléctrico que controla el corazón. Pudo haberse desarrollado debido a una afección, por lo que el hallazgo podría ser clave para controlar su salud, menciona el documento.

El tamaño de estos tejidos no es de más de unos pocos milímetros y tenían más probabilidad de estar presentes en chimpancés con fibrosis miocárdica idiopática, un tipo de enfermedad del corazón que afecta tanto a chimpancés como a humanos. En el caso de los primates, esta dolencia se ha relacionado con la aparición de arritmias cardíacas y muerte súbita.

“El descubrimiento de un nuevo hueso en una nueva especie es un evento raro, especialmente en chimpancés, que tienen una anatomía muy similar a la de las personas. Plantea la cuestión de si algunas personas también podrían tener un os cordis“, señaló el anatomista Catrin Rutland, uno de los autores del estudio.

Los investigadores utilizaron una técnica de tomografía microcomputarizada para poder escanear los corazones de los chimpancés con mayor precisión que otros métodos. Un análisis posterior del tejido a niveles microscópicos reveló que estas estructuras a veces estaban formadas completamente de hueso, a veces de cartílago, y en otros casos, el tejido era mixto.

Dado que el alcance del estudio es relativamente pequeño, existe la posibilidad de que esta anomalía sea simplemente una peculiaridad anatómica entre algunos chimpancés, pero los investigadores esperan encontrar más pistas que lo relacione con la salud. “Buscar formas de ayudar a los chimpancés con enfermedades del corazón es esencial”, concluyó la investigadora Sophie Moittié.

Comenta este Artículo

SÍGUENOS HOY

Forma parte de nuestra comunidad en constante crecimiento y mantente informado en todo momento y lugar.