Radar 24

Trump no se rinde y dice que “en breve” intentará cancelar DACA de nuevo

EFE

El presidente Donald Trump no se da por vencido sobre sus planes de cancelar la Acción Diferida (DACA) y menos de 24 horas después de que el Tribunal Supremo rechazase su intento de cerrar el amparo migratorio vuelve a la carga y anunció que “en breve” lo intentará de nuevo.

Un día después de que el Tribunal Supremo de Justicia desechase su primer intento calificándolo de “caprichoso y arbitrario”, Trump indicó en un mensaje en Twitter que pronto enviará “documentos mejorados” en los que atenderá los requerimientos del Alto Tribunal, que este jueves dejó en pie el programa que ampara de la deportación a cerca de 650.000 jóvenes inmigrantes llegados al país ilegalmente de la mano de sus padres.

Pero el efecto del fallo para los llamados “soñadores” puede ser mucho mayor.

El Centro Para el Progreso Estadounidense (CAP, en inglés) indicó hoy que, debido a la decisión del Supremo, más de 1,1 millones de jóvenes inmigrantes serán elegibles para pedir DACA, incluidos casi 300.000 que pueden solicitar por primera vez este amparo que otorga un permiso temporal de residencia y empleo.

En una sorpresiva decisión, el presidente del Tribunal Supremo, John Roberts, se sumó a los cuatro jueces más liberales en el dictamen, asegurando que el decreto de 2017 por el cual Trump canceló DACA carecía de las razones del Gobierno para dar por terminado el programa.

En una opinión separada, la jueza Sonia Sotomayor fue más allá y explicó que su voto tuvo en cuenta que Trump ha dicho que los inmigrantes mexicanos son “gente con muchos problemas”, “malos”, “criminales, traficantes de drogas y violadores”, y ha comparado a los inmigrantes indocumentados con “animales”.

La decisión de Trump de terminar el programa creado por decreto de su antecesor Barack Obama en 2012 “estuvo contaminada por un ánimo discriminatorio impermisible”, señaló Sotomayor, la única latina en la máxima instancia judicial de Estados Unidos, quien amonestó a sus pares por no reconocer abiertamente ese contexto.

Pero el Tribunal no se pronunció sobre DACA como tal y dejó abierta la puerta para que el Gobierno de Trump insista con su esfuerzo presentando la apelación con los argumentos que sustentan su posición.

Según Trump, este jueves “nada se perdió ni se ganó”, y el dictamen del Supremo fue sólo un “punt”, es decir, una jugada utilizada en fútbol americano para mandar la pelota a campo contrario y alejar el peligro.

“He querido cuidar a los beneficiarios de DACA mejor que los demócratas ‘Do Nothing’ (que no hacen nada), pero durante dos años se negaron a negociar. Han abandonado DACA. Según la decisión (del Supremo), los demócratas no pueden hacer ciudadanos a los DACA. ¡No ganaron nada!”, dijo Trump en su tuit.

A pesar de la “brevedad” que anuncia Trump para presentar los nuevos documentos, hay dudas de que esto tenga algún efecto práctico a corto plazo: el Tribunal Supremo concluye su sesión a fin de mes y no volverá a trabajar hasta el 5 de octubre, esto es poco más de un mes antes de la elección nacional, el próximo 3 de noviembre.

En estos comicios Trump se juega su puesto y el Partido Republicano su mayoría en el Senado, donde se resisten a llevar a votación un proyecto de ley ya aprobado por la Cámara de Representantes, bajo control demócrata, y que regularizaría la situación de los amparados por DACA.

En el trámite normal de asuntos ante el Tribunal Supremo, los jueces tendrían que decidir entonces y primero si se ocupan del asunto, y si así lo deciden se fijarán fechas para audiencias que ocurrirían probablemente cuando ya se conozca el resultado de las elecciones.

Trump insiste en su plan de cancelar DACA a pesar de encuestas recientes que muestran que alrededor del 75 % de los estadounidenses, sea cual sea posición política, apoyan la permanencia de los “soñadores” en el país y una legalización de su estatus que les abra la senda a la ciudadanía.

El presidente anunció en septiembre de 2017 que cancelaba DACA bajo el argumento de que así ponía presión al Congreso para que demócratas y republicanos alcanzasen un acuerdo, aunque siempre antepuso la seguridad en la frontera y la construcción de su ansiado muro como condición a cualquier ley en este sentido, lo que dinamitaba cualquier opción de pacto.

Esta ha sido una mala semana para Trump en el Supremo y al fallo de DACA hay que sumar la decisión en su contra en la lucha que mantiene para que estados, ciudades y condados apliquen las leyes migratorias, de exclusiva competencia federal, y le negara la razón a la Casa Blanca en un fallo que protege de la discriminación laboral a las lesbianas, gais, transexuales, bisexuales, intersexuales y queers (LGTBIQ).

“Estas decisiones horribles y políticamente cargadas que salen del Tribunal Supremo son como ráfagas de escopeta en la cara de la gente que se enorgullece de llamarse republicanos o conservadores”, escribió Trump en Twitter este jueves.EFE

Comenta este Artículo

SÍGUENOS HOY

Forma parte de nuestra comunidad en constante crecimiento y mantente informado en todo momento y lugar.